Donald Trump

El presidente Trump pidió al Congreso que apruebe una nueva ronda de cheques de estímulo de $ 1,200 para las familias estadounidenses mediante la reasignación de $ 300 mil millones en fondos de ayuda para el coronavirus no utilizados.


«Tenemos $ 300 mil millones en una cuenta que no usamos. Yo estaría dispuesto a liberarlo, sujeto al Congreso, y usarlo como dinero de estímulo e iría directamente al pueblo estadounidense», dijo Trump el viernes durante una rueda de prensa en la Casa Blanca.

Trump no especificó cuál es la fuente de financiamiento, pero puede haberse referido al dinero de préstamos comerciales no utilizado aprobado por los legisladores a fines de marzo en la Ley CARES de $ 2.2 billones. Bajo el paquete de estímulo, el Congreso asignó $ 500 mil millones al Tesoro, con $ 454 mil millones destinados a cubrir pérdidas en los programas de préstamos de la Reserva Federal. Hasta ahora, $ 259 mil millones de esa financiación siguen sin comprometerse.

«Es dinero que tenemos, dinero que acumulamos y dinero que no hemos gastado, y me encantaría dárselo al pueblo estadounidense como un estímulo muy poderoso», dijo Trump.

Continuó: «Creo que hay una teoría de que podría hacerlo sin tener que ir al Congreso, pero creo que sería apropiado que el Congreso lo haga, y le pediría al Congreso que lo apruebe. Es una aprobación muy simple. Es – literalmente , es una aprobación de una frase, y los demócratas deberían hacerlo. Los republicanos lo harán. Estarían encantados de hacerlo».


Los primeros pagos en efectivo de $ 1,200 a hogares estadounidenses costaron alrededor de $ 300 mil millones, según una estimación del Instituto de Política Económica.

Ambos partidos políticos apoyan ampliamente el envío de otro pago en efectivo de $ 1,200 para adultos y $ 500 para niños, lo que significa que una familia de cuatro podría recibir hasta $ 3,400, con las calificaciones necesarias casi idénticas a las del primer cheque de estímulo.