El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, extendió la declaración de emergencia nacional respecto a Cuba en carta enviada al Congreso de Estados Unidos.


«La política de los Estados Unidos sigue siendo que una migración masiva desde Cuba pondría en peligro la seguridad de los Estados Unidos al plantear una perturbación o amenaza de perturbación de las relaciones internacionales de los Estados Unidos. El gobierno cubano no ha demostrado que se abstendrá del uso de fuerza excesiva contra embarcaciones o aviones de los Estados Unidos que puedan participar en actividades conmemorativas o protestas pacíficas al norte de Cuba.» dijo la carta enviada al Congreso y publicada por la Casa Blanca.

«Además, la entrada no autorizada de embarcaciones registradas en los Estados Unidos a las aguas territoriales cubanas sigue siendo perjudicial para la política exterior de los Estados Unidos y va en contra del propósito de la Orden Ejecutiva 12807 del 24 de mayo de 1992, que es garantizar, entre otras cosas, la seguridad, migración ordenada y legal. La posibilidad de entradas no autorizadas a gran escala de embarcaciones registradas en los Estados Unidos perturbaría las relaciones internacionales de los Estados Unidos al facilitar una posible migración masiva de ciudadanos cubanos. Por estas razones, he determinado que es necesario continuar con la emergencia nacional declarada con respecto a Cuba y la autoridad de emergencia relacionada con la regulación del anclaje y el movimiento de embarcaciones establecida en la Proclamación 6867, enmendada por la Proclamación 7757, Proclamación 9398 y Proclamación 9699.» continuó la carta firmada por el presidente Trump.

Desde el derribo de las dos avionetas de Hermanos al Rescate por parte de aviones militares de Cuba la declaración de emergencia se posterga por todos los presidentes de Estados Unidos.