La familia de la soldado Vanessa Guillen, asesinada brutalmente en una base militar donde estaba estacionada en el estado de Texas, se reunió con el presidente Trump este jueves en la Casa Blanca.


La familia de la joven de 20 años ha pedido se haga justicia en el caso y que se revisen las políticas internas militares sobre el abuso y el acoso sexual en las unidades.

«Es una historia increíble. Es una historia terrible «, dijo Trump a la familia en la reunión. «Así que vamos a analizarlo muy poderosamente. Ya hemos comenzado, como saben, y llegaremos al fondo. Tal vez puedan salir cosas que ayuden a otras personas en una situación como Vanessa. Nos pondremos en contacto con usted constantemente «.

El presidente añadió que podría ayudar financieramente con los gastos fúnebres. «Y si puedo ayudarte con el funeral, te ayudaré financieramente, te ayudaré», dijo Trump a la madre de Guillen.

Guillen estuvo desaparecida de la unidad militar Fort Hood desde abril. Sus restos fueron encontrados el 2 de julio.


Los investigadores no han revelado un motivo para la muerte de Guillén. Dijeron que la mataron a golpes en la sala de armas de la base del ejército cerca de Killeen. Se sospecha que su muerte fue a manos del soldado Aaron Robinson, de 20 años. Robinson la mató y la desmembró.

Posteriormente Robinson se suicidó al ser confrontado por la policía el 1 de julio. Una sospechosa civil, Cecily Aguilar, de 22 años, está detenida por tres cargos de conspiración para destruir evidencia por ayudar a Robinson a ocultar los restos de Guillén e intentar huir.

La madre de Guillen dijo que su hija se habría quejado de acoso sexual. Sin embargo, la unidad militar no investigó las acusaciones.

«La verdad saldrá a la luz, les guste o no», dijo Lupe Guillén, la hermana menor de Vanessa Guillén, antes de la reunión con el presidente el jueves.

La familia está impulsando un proyecto de ley que abordaría los procedimientos para denunciar el acoso sexual y el asalto en el ejército, según el abogado de la familia, Natalie Khawam.