El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cedió ante las peticiones de demócratas y republicanos para reabrir el gobierno por tres semanas para negociar sobre la seguridad en la frontera.

El acuerdo incluye pagar a los empleados federales el dinero que han dejado de cobrar.

El presidente advirtió que si no se llega a un acuerdo en tres semanas el gobierno volverá a cerrar y utilizará sus poderes ejecutivos para obtener el dinero para el muro.