El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, envió un emotivo mensaje a las víctimas del ataque que tuvo lugar este domingo en Texas, donde un tirador abrió fuego en una iglesia de Sutherland Springs, asesinado al menos a 20 fieles.

«Que Dios esté con la gente de Sutherland Springs, Texas. El FBI y la policía están en la escena», dijo Trump.


Asimismo, aseguró que, pese a encontrarse en Japón, está «monitoreando» la situación.


Hasta el momento fueron reportados 20 muertos tras el ataque, y al menos 30 heridos.