El presidente de España, Pedro Sánchez, quien estuvo de visita en Cuba evitó referirse a los opositores cubanos.

Durante una conferencia de prensa evito responder una pregunta directa sobre su apoyo a la oposición en Cuba. Sánchez hizo énfasis en que su visita había «roto el hielo» en las relaciones entre Cuba y España pero no hablo de la oposición.

Sánchez defendió su visita y dijo haberse reunido con miembros de la sociedad civil cubana y prometió el apoyo de España para construir una Cuba moderna.


«Me he reunido en La Habana con la sociedad civil que quiere transformar Cuba. Mi Gobierno no les defraudará. Nunca les faltará nuestro aliento para construir una Cuba moderna con el apoyo fraternal de España», dijo en su cuenta de Twitter.