A principios de enero Donald Trump deberá presentarse ante el juez para declarar a causa del litigio legal con el cocinero español José Andrés.

José Andrés español contratado por Donald Trump para que fungiera como chef en un hotel de su propiedad, rompió dicho documento luego de que el presidente electo tuviera manifestaciones xenófobas contra los ciudadanos mexicanos en un momento de su campaña electoral.

En aquel momento el cocinero manifestó: «Las recientes declaraciones de Donald Trump menospreciando a los inmigrantes hacen imposible que mi compañía y yo podamos seguir adelante con la apertura de un exitoso restaurante español en el próximo hotel Trump de Washington»

El presidente electo de EE.UU demandó al español, exigiéndole una indemnización, por su parte, el chef también le puso una demanda a Trump con una cantidad que llegaba a los 8 millones, por los gastos en que incurrió para la inauguración del restaurante en cuestión.

El chef español, tuitió a Trump proponiéndole el fin de la guerra legal a través de una solución pacífica, pero el magnate no se ha manifestado al respecto.