Crucero de Carnival (foto de pixabay)

En horas de esta mañana dos familias cubanas llevaron a corte sus demandas contra la compañía de crucero Carnival por el uso de lo que fueran sus terrenos en suelo cubano, expropiados por el régimen de Castro al triunfo de la Revolución.


Se trata de la familia García-Bengochea quien tuviese muelles en el puerto de Santiago de Cuba, y la familia Behn propietarios de muelles en el puerto de La Habana. Las demandas piden compensación por el uso con fines de lucro de dichos terrenos, bajo el Artículo III de la Ley Helms-Burton.

«Hoy, 2 de mayo de 2019, es un día histórico», dijo el abogado Rodney Margol en una conferencia de prensa al salir de la corte. «Un derecho para los ciudadanos estadounidenses cuya propiedad fue confiscada injustamente para perseguir reclamos contra las partes que traficaron en esa propiedad confiscada, y por tráfico, me refiero a hacer uso de esa propiedad con fines de lucro».

García-Bengoche dijo: «[Carnival Cruise Line] fue la primera línea de cruceros en traficar en nuestras propiedades robadas, por lo que merecen la distinción ignominiosa de ser los primeros en ser demandados por el acto».

Behn dijo que su abuelo fue retenido a punta de pistola cuando su propiedad fue tomada. «Solo esperaban que mi familia muriera y se desvaneciera. No lo haremos, y no lo hicimos «, dijo Behn visiblemente emocionado con lágrimas en los ojos.


Los abogados además insinuaron que otras demandas a cruceros podrían llegar a los tribunales en el futuro.