María Celeste Youtube

La periodista y escritora María Celeste Arrarás habló en su blog ‘Así lo veo…Reflexiones de María Celeste’, las razones por lo que no le gustan las Navidades y en especial el 31 de diciembre.


Según cuenta la periodista pudiera poner como razón el día que su esposo la dejo:

“Podría decirles como excusa que ese último día del año me recuerda cuando el padre de mis hijos me dejó en plena Navidad por otra mujer y regreso a casa el 31 de diciembre. Bueno, en realidad yo pensé que regresaba arrepentido cuando lo ví entrar por la puerta pero pronto dejó claro que solo había venido de pasada a buscar calzoncillos porque esa noche iba de fiesta con ella”

Explica Celeste que ser abandonada pudo ser la razón, pero aclara que no es cierto ya que desde tiempo atrás siempre esa fecha le ha causado melancolía:

“Definitivamente aquella siempre será una memoria dolorosa pero desde mucho antes no me gusta cuando se acerca el fin de año, la razón es porque esa fecha me causa una extrema melancolía”, añadiendo que a pesar de considerarse una persona extremadamente optimista, esa fecha le trae el pasado a su memoria:

“Las personas queridas que ya no están entre nosotros, en amores que no pudieron ser, en épocas que fueron y ya no son”


Sin embargo manifiesta que ha pasado celebraciones de fin de año memorables:

“Como cuando le di la bienvenida al 2018 en Dubai. La ciudad es famosa por sus fuegos artificiales la noche de fin de año en el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo y fuimos hasta allá para ver el espectáculo”

El 1ro de enero dice Celeste que queda en el pasado su melancolía del 31 de diciembre dándole paso “al nuevo año con mucha esperanza y entusiasmo”, poniéndose una prenda de vestir color amarillo, tradición que le enseno su abuela Tete: “El amarillo es el color para atraer la buena suerte en el año que comienza”

Como toda buena madre y destacada profesional concluyó deseando un buen año 2022:

«Aprovecho para desearles que este año 2022 sea mejor que todos los anteriores y que todo lo que secretamente desean, se les haga realidad»