Alexander Otaola. Foto: Cuba en Miami

El presentador cubano Alexander Otaola respondió en redes sociales a esos que le reclaman que la dictadura en Cuba sigue ahí y no cayó como él anunció a principios del 2020.


«El 2020 fue el año de transformaciones radicales. El año en el que despertaron muchos del letargo. El año del reconocimiento de lo insostenible del caos comunista.» dijo Alexander Otaola respondiendo a las criticas.

«Algunos me preguntan sobre el 2020 y su final. Otros me reclaman como es que NO ha caído la dictadura. Otros, los más cercanos , me reprochan el haber puesto fecha a la libertad: – Nadie hace eso, estás loco? – me dicen.Los comunistas se burlan de seguir en el poder y el pueblo cubano sufre hoy, más hambruna, más separación, más miserias, más desencanto.» continuó el influencer cubano que se ha convertido en una de las voces más fuertes del exilio cubano en Miami.

Otaola analizando el 2020 lo catalogó como el año del comienzo del cambio donde los cubanos han comenzado a despertar sobre todo dentro de Cuba.

«El 2020 fue el año de transformaciones radicales. El año en el que despertaron muchos del letargo. El año del reconocimiento de lo insostenible del caos comunista.Fue un año de acciones, de sofocar a los que nos han sofocado. Un año donde la espontaneidad se convirtió en la daga letal y la esperanza fue tachada de odio y división. Hemos sido capaces de visualizarnos libres y prósperos. De fundar partidos, grupos y sobre todo, de saber que la libertad llegará desde dentro.» dijo.


Algunos me preguntan sobre el 2020 y su final. Otros me reclaman como es que NO ha caído la dictadura. Otros, los más…

Posted by Alexander Otaola on Sunday, January 3, 2021

«No puedo sentirme mal por haber impulsado todo eso, junto a muchos que también lo hacen. No puedo arrepentirme de poner fecha límite a un sistema de represión y asco. Que jura ser eterno.No puedo, ni quiero dejar de proyectar las ansias de libertad, para que sean visualizadas y traducidas a un cambio real.» respondió ante las críticas.

«Hoy los cubanos hablan de libertad, critican y protestan, se aglomeran y defienden entre ellos. Nos guía un latido débil; pero perceptible. Nos hInca un remoto y empolvado cromosoma mambí. Aún a tientas, con timidez, miedo o sencillamente asombro de ser capaces y estarlo haciendo. ¡Sí, lo estamos haciendo!» continuó.

Otaola se comprometió a seguir luchando por una Cuba libre y por el despertar de todos los cubanos dentro y fuera de la isla.