ETECSA Cuba. Foto: Yaimi Ravelo/Granma.cu

Un artículo en la prensa oficial cubana en la revista digital CubaHora alienta a los cubanos a priorizar «un desayuno nutritivo y energético» antes de incurrir gastos despilfarradores como el de la internet para de esta forma «poder sobrellevar de mejor manera la cuarentena».


El artículo “Desayune en cuarentena pero hágalo de manera saludable” comienza señalando la evidente importancia de un buen desayuno. El mismo solo se concentra en la importancia de la buena alimentación de acuerdo a los recursos de cada quien pero ignora el nivel de desabastecimiento general que sufre el país, sobre todo en artículos básicos.

El autor indica que los cubanos no se alimentan mal sino que asegura se trata de una «cuestión de organización y deseos”.

Y así de esta forma tan simple continúa:

“Se trata de reorientar el presupuesto para quienes lo tienen más ajustado para las compras ―dijo―, así como parar en seco el despilfarro monetario en elevadas cuotas de conexión en las redes sociales llenas de fake news y de tiempo despilfarrado, en cigarros o en bebida alcohólicas, y en vez de adquirir mantequilla, refrescos o galletas dulces en largas colas, hacer un recorrido por los agros del país y comprar aquí o allá todo lo que es bueno para la salud”.


Para añadir insulto a sus palabras el autor alista una serie de alimentos, en muchas ocasiones difíciles de conseguir, como si estuvieran disponible al pedido inmediato del consumidor.

“También hay sitios donde se puede adquirir trigo inflado o avena. Y por supuesto, el pan está muy al alcance de la mano al igual que los huevos y algún sobrante frío del pollo o frijoles negros; y la leche de vaca natural, en polvo descremada y el yogur, o el pescado del día anterior, según posibilidades. Y con esos ingredientes, combinados con imaginación, ya se tiene un nutritivo, variado y grato desayuno”.

El artículo aunque aparentemente serio, raya en la comedia de mal gusto o en una obra de ficción. Curiosamente, no especifica ninguno de los establecimientos donde se puede adquirir avena o trigo inflado. No detalla dónde es posible comprar huevos, más allá de la exigua cuota mensual. Peor que todo, soslaya la falta de arroz, el cereal indispensable de la dieta de los cubanos.