Una pareja en Cape Coral, Florida, fue acusada de homicidio tras dejar morir a su bebé de 18 meses de hambre.


El niño pesaba solo 17 libras (8 kilogramos), según un informe policial de Cape Coral. Los expertos dijeron que eso está en línea con lo que debería pesar un niño de 7 meses.

El miércoles, un Gran Jurado del Condado de Lee acusó a Ryan Patrick O’Leary, de 30 años, y Sheila O’Leary, de 35, por cargos de asesinato en primer grado, abuso infantil agravado, homicidio agravado, abuso infantil y dos cargos de negligencia infantil.

La madre llamó al 911 cuando notó que su hijo no respiraba y sintió frío, según un informe policial. Ella trató de resucitar al bebé, pero él estaba muerto cuando llegaron los paramédicos, según News-Press.

La pareja le dijo a la policía que son veganos y que solo comen frutas y verduras crudas.


La fiscal estatal Amira Fox dijo que la acusación también incluye a otros tres niños que también sufrieron abuso infantil y negligencia extrema. Tienen 3, 5 y 11 años.

«La evidencia y la escena del crimen en este caso son desgarradoras. Estas son imágenes como madre y Fiscal del Estado que no podré olvidar», dijo Fox.

La pareja se presentará a la corte el lunes próximo.