Vestido de completo uniforme, un policía cubano se sube a un escenario e interpreta un número de reguetón. Esto se llevó a efecto en un centro nocturno de Santiago de Cuba, ciudad del oriente del país.

Es evidente, que los miembros de una de las entidades de más autoridad en la isla, saben buscar su tiempo para enseñar sus talentos y divertirse un rato.