Agentes de la policía que acudieron a una llamada de emergencia porque intentaban desalojar a los residentes de un edificio, impidieron que estos tuvieran que abandonar el sitio inmediatamente.

Se trata de los residentes del Taho Beverly Apartments, un edificio ubicado en el 426 del noreste y la 34 calle en Miami.


Los inquilinos del edificio recibieron una nota a finales de julio por parte de la administración del condominio, la compañía Miami Sunrise Properties, donde se les daba dos horas para desalojar el inmueble por daños estructurales que ponían en riesgo a los residentes.

Los inquilinos dicen que tras recibir la orden llegó la policía que les alertó que no es legal emitir una orden de ese tipo por parte de la administración. Los daños estructurales fueron determinados por la misma administración y no por inspectores de la ciudad.

En el edificio viven 18 familias, entre ellos Carlos Glodes quien lleva 9 años viviendo en la propiedad que se renta mes a mes.

Glodes dijo a AmericaTeVe que los residentes ahora tienen 30 días para abandonar el sitio. Algunos se han organizado y están protestando para pedir a cambio ayuda para buscar otro lugar donde vivir; aseguran que solo esperan cosas puntuales de la administración.


Carlos Gonzalez, portavoz de Miami Sunrise properties, reaccionó a las protestas indicando que el propietario del edificio suspendió las rentas mensuales y que están dispuestos a devolver el dinero del depósito.

Por su parte la comisionada por el Distrito 7, Raquel Regalado, cree que la administración del edificio y los inquilinos deben llegar a un acuerdo y adelantó que desde la comisión se trabaja para aprobar una legislación que proteja a inquilinos y propietarios, informó el citado medio.