aficionado-expulsado-oklahoma


Un policía en Oklahoma, Scott Franklin, sacó del estadio y trató mal a un aficionado, Frank Espinoza, por quedarse sentado mientras sonaba el himno de los Estados Unidos en el estadio Miller.

Otra vez un acto de abuso de poder condena a la policía en los Estados Unidos. Espinosa nacido en Chile y aficionado a las Chivas de México explicó al oficial el porque se había quedado sentado y este al parecer no entendió.

Esto fue lo que le contó Frank Espinosa a la prensa, luego de decir que se conocían de antes: «Estaba cansado porque venía de poner todos los carteles alrededor del estadio, me tocó cargar unas cubetas llenas de cemento y me estaba doliendo un poco la espalda, así que decidí sentarme para descansar mientras se cantaba el himno, ya que luego me correspondía seguir trabajando durante y después del partido».

«Me dijo que por qué no me había puesto de pie durante el himno, a lo que yo respondí que era mi derecho pararme o sentarme, siempre y cuando lo hiciera con respeto (…) me llamó ‘pedazo de basura’ y le dije que no por tener él una placa iba a insultarme y tratarme como le diera la gana. Ya fuera del estadio, me agarró por el cuello y me pegó contra la pared mientras me ponía su taser (arma eléctrica) sobre las costillas» agregó.


Espinosa dijo estar muy orgulloso de la bandera americana, pues lleva 10 años en Estados Unidos, y comentando el porque Franklin lo hizo: «Él sabe quién soy, nos hemos visto antes y ya habíamos tenido ciertos problemas en el pasado (…) es lamentable, pero estoy seguro de que toda la razón de sus ganas de buscar problema es porque yo soy hispano, es un racista».