Agentes de la policía de Miami Beach tuvieron que cerrar una calle en la concurrida avenida de Ocean Drive después de que se reportara una amenaza de bomba.

Las llamadas de alerta sugerían que era una situación con rehenes.


La cuadra 900 de Ocean Drive fue cerrada a las 10:00 p.m., anunció el departamento policial a través de un mensaje en su cuenta de Twitter.

Después de varias horas las autoridades abrieron nuevamente la calle y aseguraron que no había peligro.