Policía de Nueva York. Foto: Pixabay

Tras el bombardeo que mató al general Qassem Soleimani, jefe de la élite Quds Force de Irán, la policía de Nueva York ha tomado medidas inmediatas para proteger ubicaciones clave en toda la ciudad, aunque no existe una amenaza específica o creíble para la Gran Manzana.

Durante una conferencia de prensa el viernes por la mañana, el comisionado de policía de Nueva York, Dermot Shea, reiteró que no hay amenazas creíbles para la ciudad. Sin embargo, la policía de Nueva York está monitoreando los desarrollos en el extranjero e inmediatamente está tomando medidas clave para garantizar la seguridad de los neoyorquinos.


Shea dijo que habrá «una mayor vigilancia en términos de oficiales uniformados, muchos con armas largas, en áreas sensibles, estructuras críticas y un diálogo comunitario continuo con nuestros líderes comunitarios».

El Comisionado Adjunto de Inteligencia y Contraterrorismo de la policía de Nueva York, John Miller, dijo que muchos de los lugares considerados áreas sensibles ya ven un nivel elevado de presencia policial regularmente.

Shea también instó a todos los neoyorquinos a permanecer vigilantes y a llamar al 888-NYC-SAFE si alguien ve algo fuera de lo común.

«Ahora estamos enfrentando una amenaza que es diferente y mayor que cualquier cosa que hayamos enfrentado anteriormente.» dijo el alcalde de la ciudad Bill de Blasio.