Podría parecer un chiste, pero no lo es. La policía de Miami-Dade está poniendo menos multas en pos de ahorra talonarios puesto que el sistema electrónico que les permitía enviar las citaciones de tráfico a los tribunales tiene una demora de varios meses, según reporta El Nuevo Herald.

Por el momento, las autoridades se mantendrán con el perfil bajo hasta que el nuevo sistema comience a funcionar en enero.

“Es cierto que hemos limitado las multas. Los agentes las imponen a su discreción” , señaló el mayor Hector Llevat, de la Policía de Miami-Dade.

Durante los primeros 11 meses del 2017, la Policía multó a 76,563 personas, cifra que no llega a la del año pasado en donde 98, 330 recibieron un talonario.

Cuando se multa a una persona, la Policía tiene el deber de entregar el talonario al secretario del tribunal para que se agregue al sistema computarizado.


“Muchas multas se pierden o se entrar tarde al sistema, o no podemos leerlas. Muchas multas se desestiman innecesariamente porque no se pueden leer o no se presentan a tiempo”, dijo Steve Leifman, encargado de la administración del tribunal de tráfico en Miami-Dade.

Por su parte, un policía de Miami-Dade dijo al Miami Herald que “la mayoría de los agentes ya no tienen talonarios de multas. “A mí me quedan dos talonarios. Las únicas multas que pongo son infracciones graves”, señaló.
Pero esta noticia lejos de alegrar a los ciudadanos les causa preocupación, puesto que Miami ha sido una de las ciudades con peor índice de manejo en varias encuestas, y una de las urbes más peligrosas para transitar.