Arresto de la policía de Miami Beach. Foto Redes Sociales

La policía de Miami Beach arrestó a una mujer que protestaba el domingo y que caminó sobre la arena en South Beach y se negó a irse en violación de las órdenes del condado destinadas a prevenir la propagación de COVID-19.


Kimberlee Falkenstine, una residente de Miami de 33 años, fue acusada de resistir a un oficial sin violencia, traspasar tras recibir una advertencia y violar una orden de emergencia.

Falkenstine salió de un área de protesta designada en Lummus Park donde se habían congregado cerca de 50 personas más, pasando por letreros y barreras de plástico de color naranja que indicaban que la playa estaba cerrada antes de sentarse con un letrero que decía «estamos libres», según un informe de arresto.

«La acusada declaró que abandonó el área designada de protesta y quería sentarse en la playa para hacer una declaración», dijo el informe.

Falkenstine «mencionó que la playa era para el público y que tenía derecho a estar allí», dijo la policía.

Las imágenes del arresto publicadas en Facebook muestran que los oficiales se acercan a Falkenstine varias veces antes de que al menos tres agentes la recogieran y la llevaran a un automóvil policial que estaba estacionado en la playa cercana. Los oficiales advirtieron a la mujer «numerosas veces» que se fuera, según el portavoz de la policía de Miami Beach, Ernesto Rodríguez.

Después de que Falkenstine fue esposada alrededor de las 4 p.m., ella «dejó caer su peso muerto y se negó a moverse», por lo que los oficiales la llevaron al auto de la policía, según el informe del arresto.

Fue transportada a la estación de policía de Miami Beach y luego al Centro Correccional Turner Guilford Knight en West Miami-Dade, donde fue retenida con una fianza de $ 2,500, según los registros en línea de correcciones de Miami-Dade.