El oficial de la policía que abrió un caso policial contra la novia de un residente de Hialeah que lleva a cabo una campaña política contra el actual alcalde Carlos Hernández, niega rotundamente haber actuado de forma indebida.


Juan Santana denunció esta semana a Telemundo Noticias haber sido víctima de represalias por parte del Departamento de Policía de la ciudad por su posición contra el alcalde.

Santana, quien recoge firmas en esfuerzos para destituir a Carlos Hernández, aseguró que lo que sucedió con su novia «fue mandado».

La novia de Santana fue detenida por el oficial Amado Herrera por estar conduciendo un vehículo con permiso para discapacitados cuando el titular del permiso no viajaba en el auto con ella, de acuerdo al oficial.

Santana sin embargo asegura que su novia si lo transportaba. “Nosotros llegamos…me bajé antes que ella, ella parqueó el carro -yo tengo el permiso- (…) Ella es quien me está moviendo desde punto A a punto B y yo tengo handicap. La policía la ve cuando ella se está bajando del carro para ir al banco”.


Santana dijo a Telemundo Noticias que la policía le sigue los pasos y que «se ve bien claro que está mandado».

Herrera por su parte asegura que en ningún momento vio a Santana en compañía de la mujer, a quien además él no conocía antes de esa noche y que él no va a trabajar cada día «pensando en quien es Juan Santana», dijo a Telemundo.

“Ella llegó sola, parqueo el carro, hizo lo que tenía que hacer y salió para irse…la persona deshabilitada no estaba allí…eso es un cargo criminal», concluyó Herrera.

Su jefe, Sergio Velázquez, dijo que “ni el alcalde Hernández ni este departamento de policía ha dirigido a nadie a que tome algún tipo de acción contra el señor Santana”.

Un video de seguridad muestra a la novia de Santana llegar al banco sola y salir del mismo 40 minutos después.

“En ningún momento hay indicación de que el señor Santana estaba como pasajero cuando ella parqueó al frente del banco”, dijo Velázquez.

El video de seguridad muestra a Santana llegando al lugar 41 minutos después de que el oficial comenzó a interrogar a su novia.

“El lugar correcto de llevar esto es a una corte de ley que tenemos un juez para determinar si las acciones fueron correctas o incorrectas”, concluyó el jefe de la policía de Hialeah.