El oficial cubano de la Oficina del Sheriff del Condado de Jefferson en el estado de Alabama, que recientemente viajara a Cuba vistiendo su uniforme policial, dio declaraciones a AmericaTeVe sobre su estancia en su tierra natal.


Sergio Rodríguez, quien se diera a conocer en las redes en meses pasados por ser víctima de insultos raciales, contó que el viaje a La Habana lo hacía para ver a su madre y familiares.

Decidió vestir su uniforme de trabajo porque como dijo a Daniel Benítez, su mamá siempre quiso verlo vestido así, y quería darle una sorpresa.

Luego de 15 años de emigrar a Estados Unidos, Rodríguez decidió pasar este cumpleaños con su mamá y regalarse su presencia.

«Por encima de mi familia, absolutamente nadie. Y por encima del pueblo de Cuba, tampoco nadie», dijo Rodríguez.


Rodríguez dijo que en el aeropuerto lo miraban un poco sorprendidos, y que veía a agentes de seguridad y de aduana susurrar entre ellos. Algunos le saludaron con un gesto de la mano.

La alegría de estar con su familia contrastó con la Cuba que encontró.

«La Cuba que me encontré es una Cuba de gente cansada, de gente decepcionada. Es una Cuba avejentada», dijo, añadiendo que hay pocos jóvenes y que solo tienen un objetivo: «irse de ahí».

En redes sociales muchos lo han criticado llamándolo incluso agente del castrismo, pero Rodríguez asegura que no tiene vinculo alguno con el regimen y que solo quiere lo mejor para el pueblo cubano.

«(…) no solamente crítico la situación que hay en Cuba, defiendo al pueblo de Cuba y exigo que el pueblo tenga un poco más de derechos y posibilidades», dijo.

Sobre su estancia añadió que nadie fue hostil con él y si alguien lo vigilaba pues no se dio cuenta y que eso es asunto de la Seguridad del Estado cubano.