Una docena de artistas plásticos, la mayoría de origen cubano, trabajan en el embellecimiento de la fachada de la biblioteca JFK de Hialeah.

El proyecto de remodelación, que comenzó en noviembre pasado y debe concluir en marzo próximo, consta de unos 20 murales y fue encargado por el alcalde Carlos Hernández con el fin de desarrollar espacios públicos dedicados al arte.

Fredy Villamil, uno de los pintores cubanos, dijo que cumplía uno de sus más grandes sueños. “Pintar una obra de esta naturaleza, un mural puede ser disfrutado por la comunidad… el arte de hoy es el oro del mañana” agregó.