El último monumento para los que fueron asesinados en el atentado al club Pulse de 2016 en Orlando fue creado en las primeras horas del miércoles.

Se trata de un cruce cerca del edificio con una temática de arco iris.

Trabajadores de la ciudad pintaron el paso de peatones con los seis colores de la bandera del Orgullo después de que la dueña del club, Barbara Poma, hablara con los miembros de la comunidad sobre lo que querían que se hicieran.

Miles de personas firmaron una petición pidiendo el colorido monumento conmemorativo para honrar a las 49 personas que fueron asesinadas en el mortífero tiroteo.


«»

(Con información de NBC6)