William LeoGrande, coautor con Peter Kornbluh del libro «Back Channel to Cuba», que ahonda en as relaciones entre La Habana y Washington, describe como una «píldora envenenada» las nuevas medidas de Donald Trump hacia la isla.

Según reporta Martí Noticias, a LeoGrande le preocupa la libertad que podría ser tajada en cusnto a enviar remesas hacia Cuba, no sea tan absoluta con las directivas del actual mandatario.

“Es literalmente un millón de personas si uno cuenta a todos los que trabajan con los militares y GAESA (entre los) que pudieran ver cortadas sus remesas”, dijo el profesor de American University a The Miami Herald.

Pero esta política podría convertirse en un arma de doble filo, puesto que en Cuba la mayoría de las personas pertenecen a alguna asociación política del gobierno. Esto provocaría que muchas personas no puedan cobrar remesas ni recibir dinero mediante empresas oficiales.


A la par de los anuncios de TRump, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro aclaraba que sí podían enviarse remesas a través de las oficinas autorizadas.

“Los cambios anunciados no cambiarán las actuales autorizaciones para el envío de remesas a Cuba”.