Detalles conocidos recientemente sobre la masacre en la escuela donde Nikolas Cruz asesino a 17 personas ha provocado que un legislador del sur de la Florida pidió el sábado al gobernador Rick Scott que despida al jefe de la Policía del condado Broward por «negligencia e incompetencia».

En los últimos días se ha sabido que hasta 4 oficiales armados de la Policía del condado Broward estaban en la escena mientras ocurría el tiroteo y no entraron a la escuela lo que podia haber hecho la diferencia.

En una carta abierta, el representante estatal Bill Hager, republicano de Boca Ratón, señaló la «incomprensible inacción» del departamento del jefe policial Scott Israel al no actuar sobre los informes del comportamiento errático y peligroso del atacante Nikolas Cruz –incluidas las amenazas de disparar contra una escuela– y de no intervenir mientras Cruz mató a 17 estudiantes y profesores en Marjory Stoneman Douglas High School el Día de San Valentín.

«Una investigación del jefe Israel sobre la incomprensible inacción de esos agentes no hará nada para devolver la vida a 17 víctimas», dijo Hager, presidente del comité de justicia de la Cámara de Representantes. «El jefe era plenamente consciente de la amenaza que este individuo representaba para su comunidad y optó por ignorarla».


En noviembre, un informante llamó a la Policía de Broward para decir que Cruz «podría ser un tirador de escuela en ciernes», pero los agentes no escribieron un informe sobre esa advertencia. Semanas antes, un pariente llamó a la Policía para que se apoderase de las armas de Cruz.

Otros departamentos como El Departamento de Niños y Familias, las Escuelas del Condado de Broward, el FBI y la Policía de Broward ignoraron advertencias sobre el peligro que representaba Nikolas Cruz.