Hace alrededor de una semana, pescadores del reparto Jaimanitas, en La Habana, encontraron el bote de un individuo conocido como Luisón, de 40 años, quien está desaparecido hasta el momento, reporta Diario de Cuba.

«Luisón se dedicaba enteramente a su casa y a la pesca. Su esposa, Natacha, trabaja en una firma, donde gana buen salario. Acordaron que ella se dedicaría a trabajar y él a las tareas de hogar y a cuidar a los niños y, por la noche, a pescar», declaró Carlitos, uno los amigos más cercano del pescador.

El bote, construido a base de madera y poliespuma, es uno de los cientos que existen en la zona y el sustento de la mayoría de familias que residen allí.

«Lo extraño de su desaparición radica en que en el bote fueron halladas sus pertenencias, el teléfono celular, los avíos, pero faltaban los remos, eso es lo preocupante. ¿Por qué no estaban los remos?», comentó, mientras que otra persona sugirió la posibilidad de que hubiera caído al agua y hubiera sido comido por los tiburones.


«A él le gustaba pescar solo, algo que es muy peligroso de noche. Además, en el área donde se supone que estaba pescando, que los cocheros llamamos ‘el hueco’, abundan esos bichos, que son feroces. Pero también me hago la pregunta: ¿dónde están los remos? Ese detalle es fundamental para saber lo que sucedió en realidad», aseguró.

La Guardia Costera continúa la búsqueda, mientras que las personas comentan diferentes versiones como una que asegura que la desaparición podría estar relacionada con conflictos en esa zona pesquera.