Foto de archivo- pixabay

Corey Capps, un pescador en Florida pasó tres años intentando capturar un inmenso caimán que vivia en el lago detrás de su casa en Blountstown.


Llamó a su amigo Rodney Smith, que tenía permiso para cazar caimanes emitidas por el estado que les permitían perseguir legalmente al animal.

«En tres ocasiones diferentes en los últimos dos meses, estuve pescando y él me acechó … Así que él y yo, algo iba a pasar entre los dos», dijo el pescador a CNN.

El cocodrilo era tan grande, más de 13 pies, según Capps, que les tomó alrededor de tres horas y media mover al animal 100 pies con el bote, dijo Capps.

Después de llevar al caimán a la orilla, lo llevaron a un centro de reciclaje en la ciudad. Capps dijo que el cocodrilo pesaba 1.008 libras, menos que el récord del estado de Florida, pero aún enorme.

La Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de Florida dice que el récord del cocodrilo más pesado capturado en el estado es un macho de 1,043 libras de Orange Lake en el condado de Alachua.

Capps planea montar las patas delanteras y la cabeza. Vendió el resto del cocodrilo a una empresa de procesamiento en Tallahassee.