El líder del Movimiento Democracia, el exiliado cubano Ramón Saúl Sánchez, aún está en peligro de ser deportado a Cuba.


Cuando parecía que el estatus migratorio de Sánchez se encaminaba a una solución, vuelve a aparecer el fantasma de la deportación para el exiliado político.

En un Twitter Sanchez compartió la mala noticia.

“Gobierno de Estados Unidos persiste en proceso de mi deportación y la Corte de Inmigración fija nueva fecha de Audiencia Maestra para Enero 26 del 2021 a las 8:30 A.M. frente al Juez José Rivera”.

Sánchez lleva 52 años en Estados Unidos, pero desde 1986, su parole como refugiado le fue retirado por las autoridades de Inmigración, luego de cumplir cuatro años y medio de prisión por negarse a testificar ante un jurado de instrucción sobre las actividades anticastristas de sus compatriotas exiliados.

En julio del 2019, fue rechazada nuevamente su solicitud de residencia, a pesar de las gestiones de organizaciones y figuras notables del exilio para que su caso se resolviera favorablemente y no fuera deportado a la isla, por el peligro que ello implicaría para su vida.

Hace solo un mes Sánchez recibió la renovación de su Permiso de Trabajo, pero el desenlace de su caso migratorio aún está por decidirse en los tribunales mientras el exiliado radicado en Miami espera ansioso.