El editor de noticias internacionales de Washington Blade, Michael K. Lavers, dijo que durante su visita a Cuba para buscar información sobre la comunidad LGBT, sintió la vigilancia de la policía política de la isla, reporte Martí Noticias.

Mediante una crónica, el editor explicó los incidentes que tuvo en Cuba mientras visitaba a activistas de la comunidad LGBT en Cienfuegos y Villa Clara que no pertenecen al Centro Nacional de Educación Sexual que maneja Mariela Castro, hija del gobernante Raúl Castro.

El periodista narra que la dueña de la casa donde iba a quedarse le comentó que había recibido una llamada del MINREX en la que le preguntaban si él en realidad estaba acreditado; asimismo, comenta que tuvo que pasar controles policiales en la carretera y permitir que un auto patrullero estuviera estacionado en las afueras del lugar donde se quedaba, por casi los 16 días que estuvo en la isla.