El periodista oficialista Pedro de la Hoz, saca la cara por las suspensiones de los conciertos de varios artistas cubanos en Miami, por la presión de la comunidad exiliada, ante quienes se mostraron ante las cámaras de la TV Cubana destruídos por la muerte del dictador Fidel Castro.

Como parte de su columna, en el oficialista Diario Granma, Pedro de la Hoz, defiende la honorabilidad de los artistas cubanos, quienes sin hacer pausa, pretendieron llorar a Fidel en La Habana y venir corriendo en busca de dólares a Miami.

Entre los afectados, supuestamente por la cólera miamense se encuentran Buena Fe, Havana de Primera y Pancho Céspedes.

Es realmente injusto, destaca de la Hoz, que por solamente manifestar condolencias ante un suceso luctuoso, se prive a los cubanos de hacer sus presentaciones en los EE.UU.

La ola de suspensiones es buen pretexto para que los contratistas, artistas y promotores se replanteen cuál es la política a seguir como parte de este relajo cultural disfrazado de intercambio, que bastante poco aporta al acercamiento pueblo a pueblo.