Pelotero cubano

Rangel Ramos Pozo, pelotero cubano, que reside en San Nicolás de Bari, en Mayabeque, fue uno de los pocos que no desertó del equipo Cuba en el Sub-23 en México, el joven fue recibido en su barrio con un acto político donde se le hizo un reconocimiento por no abandonar la selección cubana, también fue obsequiado con un combo de alimentos.


El jueves un internauta que también reside en ese barrio compartió en su Facebook imágenes del acto de recibimiento al pelotero Rangel, por supuesto muchos fueron los comentarios criticando como es el recibimiento a los deportistas en Cuba:

«Una medalla, un reconocimiento y a vivir como esclavo toda su vida. La robo-ilusión se preocupa por sus hijos (risas), por los hijos de ellos, de los que mal gobiernan en Cuba», uno de los comentarios refiriéndose a los dirigentes que guardan lo mejor para sus hijos y familia.

Otro comentario refiere que obsequiar con comida es considerado como un lujo en Cuba y no como algo básico y elemental para vivir: «En Cuba la comida es un lujo, no lo ven como algo básico».

«Debe estar diciendo ¿por qué no deserté, para ahora a recibir esta basura?», fue otro de los comentarios.

Con esta nueva modalidad de recibimientos a deportistas de alto rendimiento con combos de comida como premio, el pelotero Rangel Ramos no fue el primero, de igual manera fue recibido el boxeador Ronny Álvarez, que obtuvo medalla de oro en el clasificatorio Panamericano Juvenil en Guadalajara, México, meses atrás.