Los pasajeros de un vuelo de Delta Air Lines desde Nueva York a Ghana tuvieron un susto y una noche inesperada en Nueva York el lunes por la noche.

El despegue del vuelo 420 de Delta del Aeropuerto Internacional John F. Kennedy al Aeropuerto Internacional de Kotoka en Accra, Ghana, fue abortado debido a un «problema de indicación de velocidad», según la portavoz de Delta, Adrian Gee.

Al aterrizar, los frenos del Boeing 767 se sobrecalentaron y el avión fue recibido por los oficiales de bomberos y rescate, dijo Gee. Las llamas se pueden ver en un video publicado en las redes sociales. Los más de 200 pasajeros fueron evacuados por escaleras.

 La aerolínea proporcionó alojamiento en el hotel y vales de comida, y reprogramaron la salida del vuelo para el siguiente día.


«Delta se disculpa con nuestros clientes a bordo del vuelo 420 por retrasar su viaje», dijo Gee en un comunicado. «Estamos trabajando para que los clientes lleguen a su destino lo antes posible».