Darren Harrison, es el pasajero que sin tener experiencia asumió el control de vuelo tras indisposición del piloto, logrando aterrizar con éxito en Florida el pasado 10 de mayo.


“La mano de Dios estaba en ese avión, eso es lo único a lo que puedo atribuirlo, no hay otra explicación para ello”, dijo Harrison de 39 años de edad, cuando asumió el control de un Cessna después que el piloto quedara inconsciente inmediatamente de informar que no se sentía bien.

 “Una situación de vida o muerte”, dijo el pasajero sin pensarlo “o haces lo que tienes que hacer o vas a morir”.

En entrevista para NBC News, Harrison refiere que regresaba de un viaje de pesca en Las Bahamas y el piloto les comunica a él y a otro pasajero que viajaba en ese avión que  “no se sentía bien”, inmediatamente queda inconsciente.

“En ese momento, supe que, si no reaccionaba, moriríamos”, comenta que logra sujetar al piloto y colocar sus brazos sobre el para tomar el control del avión y lentamente comenzó a “tirar hacia atrás de la palanca y girar”. Logrando estabilizar el avión que avanzaba a una gran velocidad en picado sobre el océano.

Responde Harrison que todo fue posible “por sentido común, supongo, estando en los aviones, porque sabía que si subía y tiraba el avión se descompensaría. También sabía que probablemente íbamos demasiado rápido y que arrancaría las alas del avión”.


Recuerda el pasajero que fue algo aterrador el tiempo que estuvo tratando de resolver la situación antes de establecer contacto con los controladores aéreos.

Manifiesta Harrison una vez que logró aterrizar el avion que:

“Sorprendentemente, me sentí muy cómodo con el avión y dije por radio: ‘Me siento muy seguro con los frenos y todo lo demás, ¿quieren que me salga de la pista para que pueda despejar esta cosa?’”

Harrison agradeció al instructor de vuelo que lo había guiado a través de todo el proceso, también comenta que una vez pasado el sofocón dijo una oración con vehemencia dando gracias por salir de tan complicada situación que los ponía en riesgo de morir y además pidió por la salud del piloto.

“Tengo una situación grave aquí. Mi piloto ha quedado inconsciente. No tengo ni idea de cómo pilotar el avión”, dijo cuándo logra establecer comunicación por radio con la torre de Fort Pierce, en el Aeropuerto Internacional de la Costa del Tesoro, en Florida, según grabación que tuvo acceso NBC News.

 Aproximadamente  por 20 millas (32.2 kilómetros), el pasajero Harrison fue guiado por los controladores aéreos y un instructor de vuelo en su travesía del aeropuerto de Boca Ratón sobre el atlántico hasta el aterrizaje.

“Le indicaron que volara en línea recta y que iniciara un descenso gradual que diera tiempo al control de tráfico aéreo a localizar el avión”, según explicaron autoridades aéreas de Florida.

Con un poco de inestabilidad Harrison logró aterrizar el avión con éxito en la pista del Aeropuerto Internacional de Palm Beach al mediodía.

“Acabas de presenciar a un par de pasajeros aterrizar ese avión”, audio publicado por CNN cuando un controlador le dijo a un piloto de American Airlines, que estaba en espera de su turno para salir.