El pasado 30 de marzo, una pareja de Big Pine Key robó en un velero amarrado en un puerto de Lower Keys porque dijeron que pensaban que estaba abandonado.

Pero una vez que se dieron cuenta de que habían robado el barco, decidieron seguir y tomar una «luna de miel» antes de devolverlo a los Cayos, según documentos judiciales federales.

La policía en Cuba arrestó a la pareja, Aaron William Burmeister, de 46 años, y Ashley Ann McNeil, de 32, dos días después, cerca de la ciudad turística de Varadero, en la costa norte de Cuba.

Las autoridades cubanas devolvieron a Burmeister y McNeil a Estados Unidos la semana pasada, según el agente especial de los Servicios de Investigaciones de la Guardia Costera, Jacob Kyer.


Kyer se reunió con ellos en el Aeropuerto Internacional de Miami y los arrestó por un cargo, cada uno de transportar un barco robado en el comercio interestatal o extranjero reportó El Nuevo Herald.

Ambos admitieron tomar el catamarán de 40 pies de Newfound Harbor cerca del punto sur de Little Torch Key el 30 de marzo, luego de buscar días para un barco abandonado en el que podían zarpar, de acuerdo con la demanda de Kyer presentada en el Tribunal de Distrito de los EE. UU. 22.