Pasajeros en un vuelo de British Airways, de Londres a la ciudad española de Valencia, se llevaron un tremendo susto tras aterrizar en la península ibérica.


Fuentes oficiales informaron que tras aterrizar la cabina del avión se comenzó a llenar de humo poniendo en riesgo la vida de los pasajeros a bordo.

Un total de diecinueve personas sufrieron lesiones leves. Tres de estas personas tuvieron que ser trasladadas al hospital por intoxicación con el humo.

El resto de los afectados fueron atendidos en el aeropuerto por rozaduras o crisis de ansiedad. Algunos pasajeros dijeron que las máscaras de aire no estaban funcionando.

El Centro de Emergencias de la comunidad recibió durante la tarde del lunes una notificación sobre el fuego que se había detectado en uno de los motores del avión al aterrizar, aunque a la llegada de los bomberos no había fuego, solo humo, informó Telemundo.


Según Emergencias, el aeropuerto no activó la fase de emergencia, pero el tráfico aéreo se retrasó unos 25 minutos.