Paso-Canoas-instalados-ALFONSO-QUESADA_LNCIMA20151222_0050_5


Jonathan Del Rosario, viceministro de Seguridad Pública de Panamá, aseguró que el Gobierno mantiene rigurosas medidas de seguridad, sanitarias y migración en las fronteras, ante el flujo de migrantes irregulares.

Además explicó que “los migrantes que ingresan irregularmente a través de Darién pasan estrictos controles de salud y seguridad. Se les toma sus datos biométricos y luego se les otorga una orden para que abandonen el país en un plazo no mayor de 72 horas”.

Cubanos acantonados en la franja fronteriza que separa el poblado colombiano de Sapzurro, en el Chocó y la Loma de La Miel en Panamá, aseguraron a medios locales que es falso que estén recibiendo ayuda por parte del gobierno panameño, como había anunciado el presidente Juan Carlos Varela.

La emisora La F.M. informó que, entre las personas que podrían ser deportadas, hay 60 menores de edad y siete mujeres embarazadas. Los migrantes serían deportados a la localidad colombiana de Sapzurro, desde donde al parecer cruzaron a Panamá.


El país hace un llamado a los migrantes para que eviten estos flujos irregulares a través de las trochas, ríos y territorios selváticos del Darién, donde ponen en riesgo sus propias vidas al intentar cruzar de un país a otro.

Por su parte el gobernador de la provincia de Chiriquí, Hugo Méndez, advirtió se procederá con la deportación de los cubanos que sean detectados por los organismos de seguridad en el sector de Paso Canoas dentro del territorio panameño.