El pago por parte del Gobierno cubano de $5.299 millones en 2016 a los acreedores de su deuda externa, del que informó recientemente el medio oficialista Cubadebate, «no tiene sentido alguno, ni es posible», de acuerdo a The Havana Consulting Group, con sede en Miami.

Dado que Cuba «no ha tenido capacidad de ahorro en casi 60 años», resulta «imposible» que pueda desembolsar esa cantidad de dinero «sencillamente porque no existe», afirmó en un extenso artículo Emilio Morales, presidente y gerente general de la citada firma que ayuda a entender el mercado de Cuba y a sus consumidores.

En opinión de Morales, lo que se produjo fue el «pago a un grupo grande de proveedores a partir de la cuenta corriente, más los primeros compromisos de pagos con el Club de París por un monto estimado de 145 millones de dólares».

El estudio del Havana Consulting Group se basa en un artículo escrito por el exministro de Economía cubano José Luis Rodríguez el 18 de enero pasado en la web oficialista Cubadebate, donde este recoge una información de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) sobre el pago de la cantidad de dinero citada.


El artículo de Cubadebate reconoce que «los resultados oficiales anunciados en la ANPP revelaron un decrecimiento de menos 0,9 %», algo que, «cabe suponer», se debió a un «empeoramiento del desempeño económico del país en el segundo trimestre del 2016 más allá de lo previsto», destaca el estudio.

En cuanto a su deuda externa, Morales recordó que el Gobierno de Cuba alcanzó el 12 de diciembre de 2015 un acuerdo con los 15 países acreedores del Club de París (entre otros Francia, España e Italia) para reestructurar los 11.100 millones de dólares en cesación de pagos desde 1986.

Los acreedores decidieron condonar a Cuba 8.500 millones de dólares correspondientes a intereses y la isla caribeña se comprometió a pagar los 2.600 millones de dólares adeudados en un periodo de 18 años.

A estos 145 millones de dólares habría que añadir otros cerca de 300 millones de dólares en pagos al resto de los acreedores no pertenecientes al Club de París, recogió la nota de The Havana Consulting Group.

Morales alertó sobre la posibilidad de que la recesión que atenaza al país caribeño «se agrave en el año en curso» con la «disminución de las reservas, el declive de la entrega de petróleo y la caída de las exportaciones de azúcar y níquel», realidades que imposibilitan hacer un pago por concepto de deuda externa de la magnitud expresada por el Gobierno cubano.

«Si de verdad al Gobierno cubano le interesase insertarse en los circuitos internacionales debería comenzar a desmontar las viejas prácticas que limitan la contratación de los propios ciudadanos cubanos dentro y fuera del país», diagnosticó.

(Con información de Martí Noticias)