cuba-ue


El lunes en La Habana se celebró la segunda reunión sobre Derechos Humanos entre el gobierno cubano y la Unión Europea, en la que reafirmaron el interés de propiciar el intercambio de opiniones y explorar posibilidades de cooperación bilateral, según informó este martes la Cancillería cubana en un comunicado.

El encuentro estuvo presidido por el jefe para Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Pedro Núñez, y el representante especial de la Unión Europea para los Derechos Humanos, Stavros Lambrinidis, según reportó EFE.

«Ambas delegaciones participaron en el diálogo guiadas por el interés de propiciar espacios para el intercambio de opiniones, ampliar el conocimiento de las realidades respectivas y explorar posibilidades de cooperación bilateral y en escenarios multilaterales, en aquellos temas en los que existen puntos de coincidencia», plasmó la declaración.

Según la nota oficial replicada por la prensa estatal, el intercambio se produjo en un «clima respetuoso y constructivo» y en él se discutieron «cuestiones específicas sobre derechos humanos definidas previamente entre ambas partes, tanto del ámbito de los derechos civiles y políticos como del de los derechos económicos, sociales y culturales».

«La parte cubana reiteró el interés de que este diálogo contribuya a un tratamiento eficaz, constructivo y no discriminatorio del tema de los derechos humanos, y al avance en el proceso de construcción de mejores relaciones entre la Unión Europea y el Gobierno de Cuba», añaden.


En junio de 2015 en Bruselas se había celebrado la primera reunión a la cual esta le da continuidad, donde las autoridades implicadas iniciaron el diálogo sobre derechos humanos, uno de los temas más sensibles en la relación bilateral.

La oposición en Cuba ha alertado antes y después del entendimiento entre Bruselas y La Habana que la Unión Europea no se da por enterada de la represión que sufren los activistas de derechos humanos, lo cual respalda al régimen.

Este segundo intercambio se produce en un nuevo contexto, luego de que La Habana y Bruselas firmaran un acuerdo en marzo pasado que puso final a la restrictiva política de «posición común», que condicionaba las relaciones con el Gobierno cubano a avances democráticos y en materia de derechos humanos.

La Unión Europea se negó a divulgar al «público general» el contenido del tratado bilateral firmado el 11 de marzo con el Gobierno. Según indicó en una carta el servicio diplomático del bloque—a la que tuvo acceso DIARIO DE CUBA—, publicarlo «podría minar el proceso» y «perjudicar las relaciones entre la UE y Cuba».