La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) ha presentado una demanda para que el gobierno federal estadounidense limite el tiempo que puede pasar una persona detenida antes de ser presentada ante un juez migratorio por primera vez.


Según esta asociación, la gente «suele languidecer detenida durante dos meses o más antes de que vean a un juez», lo que consideran es un tiempo de espera excesivo y viola los derechos fundamentales de las personas bajo custodia.

«La primera audiencia ante un juez de inmigración, al igual que la primera presentación en un tribunal de lo penal, es crucial para asegurar el debido proceso», argumentan.

Por su parte, Bardis Vakili, un abogado de la ACLU, dijo que los inmigrantes en los condados de San Diego e Imperial permanecen detenidos entre uno y tres meses, un tiempo que considera es superior al de otras partes del país.

La demanda de ACLU fue interpuesta el jueves a nombre de tres mexicanos que permanecen detenidos en un centro migratorio de San Diego pero la asociación solicita representar a todos aquellos migrantes detenidos más de 48 horas.


Esta demanda llega en un momento donde el previsible aumento de detenciones de inmigrantes llevará aparejado un aumento de la población en las cárceles y centros migratorios. Cumplir con la petición de la demanda solo sería posible con un aumento de los medios destinados a justicia inmigratoria.

Desde 2001 una setencia de la Corte Suprema federal establece que los inmigrantes a los que se ordena deportar no pueden permanecer detenidos más de seis meses y en el caso de que el país de origen no acepte la deportación el gobierno debe argumentar una razón especial para que permanezcan detenidos.