El opositor cubano Ramón Arboláez, quien padece un severo cáncer de garganta, llegó el sábado a Miami luego de una dura batalla para poder ser admitido en los Estados Unidos.


Arboláez llegó a Miami con su esposa, Yaneisy Santana, su hijo y su hija adolescente.

«Yo estoy llegando [a EEUU] prácticamente sin vida; llevo ocho meses sin atención médica y estoy vivo por la mano de Dios», declaró el opositor cubano desde el aeropuerto de Miami, informó Diario Las Américas.

Arboláez se encontraba en México sin recibir tratamiento médico. Su solicitud de admisión a los EEUU le fue denegada inicialmente y desde entonces no ha parado de luchar para poder llegar a territorio estadounidense y recibir asistencia. Con la ayuda de su abogado y hasta la intervención de la oficina del senador Marco Rubio, el opositor pudo recibir una visa humanitaria.

Ahora en Miami dijo su abogada que lo primero sería poder ir a atender su salud al Jackson Memorial Hospital.


El opositor, su esposa e hijos salieron de Cuba rumbo a Trinidad y Tobago en noviembre de 2016 y formaron parte de un grupo de cubanos que estuvo más de un año varado en ese país.

Allí sufrieron «detenciones, maltratos y hambre», a pesar de ser reconocidos como refugiados por la ACNUR, de acuerdo con el relato del activista.

Más tarde, el grupo de emigrantes atravesó Venezuela en enero de 2019 y, en abril del mismo año, logró cruzar la selva del Darién, en la frontera entre Colombia y Panamá.

La familia de Arboláez llegó a México en agosto de 2019 y en octubre al opositor le fue diagnosticado un cáncer agresivo en la base de la lengua que, acorde con su esposa, ha ido extendiéndose.

En México permanece su hija adulta de 21 años que está embarazada de 8 meses. Arboláez dijo al llegar a Miami “Pido un voto más de confianza para mi familia, hemos sido muy maltratados en Trinidad y Tobago y mi hija está amenazada de muerte porque su padre es un disidente político”, aseguró Arboláez.