Mes después de que el presidente Donald Trump anunciara cambios a la política hacia La Habana, operadores turísticos han decidido ser cautelosos organizándose para no tener daños en sus negocios dentro de la isla.

«Necesitamos compartir información y hablar con voz unida en temas que son importantes para nosotros», dijo Michael Sykes, de Cuba Cultural Travel, quien está fundando un grupo de comercio que actualmente cuenta con más de 30 miembros.

Los cambios no dañaran seriamente los negocios pero es mejor tener una preparación a futuros cambios. Durante un discurso dado en Miami, Trump especifico que empresarios estadounidenses no podían hacer negocios con entidades de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

«Podemos trabajar con los nuevos reglamentos con cambios mínimos, pero se ha echado una cortina sobre el negocio y eso me preocupa en el futuro», dijo el turoperador Steven Cox, presidente de International Expeditions, con sede en Alabama, EEUU.


Aunque hasta el momento un grupo de operadores turísticos no ha visto significativos cambios para sus negocios, continuara la preocupación hasta nuevas noticias.