Luego del largo silencio por parte de las autoridades cubanas sobre el empleado estatal del Aeropuerto Internacional José Martí que arribó a Miami escondido en un avión, el jefe de operaciones del aeropuerto se refirió al hecho.


El jefe de operaciones del aeropuerto capitalino donde Yunier García burló la seguridad, dijo al periodista de El Nuevo Herald Mario Penton, que se abrirá un «proceso de investigación» sobre lo sucedido. Con esta breve respuesta se negó a añadir algo más.

Ningún otro oficial cubano se ha pronunciado sobre la grave violación de seguridad en la terminal aérea.

García, de 26 años, trabajaba en esa terminal aeroportuaria. Al ser descubierto y detenido en Miami, vestía un pullover con el logo de la Empresa Cubana de Aeropuertos y Servicios Aeronáuticos S.A. (ECASA), por lo que se supone que utilizó sus privilegios de acceso para acceder a la aeronave en que viajó a EEUU.

A su llegada a Miami fue detenido por autoridades migratorias y hasta el momento se desconoce si será deportado, pero de acuerdo a Penton el joven ha solicitado asilo argumentando persecución en la isla.


Por esa razón, «no será reportado de inmediato y tiene más posibilidades de pedir asilo político», aseguró el periodista Mario Juan Pentón, en Twitter.

Una campaña en la plataforma Change.org recoge firmas para pedir que las autoridades migratorias no deporten al joven de regreso a la isla.