Obama


Barack Obama condenó hoy la tragedia sucedida ayer en la noche en Dallas, Texas. En el incidente murieron 5 policías y otros 6 resultaron heridos a causa de disparos de francotiradores durante una manifestación protestando contra la violencia policial. El mandatario prometió que se hará justicia.

El presidente de los Estados Unidos declaró que aún no conocen los detalles; pero lo que sí saben es que este ha sido un ataque despiadado, calculado y despreciable contra agentes de seguridad.

“Creo que hablo en nombre de todos los estadounidenses cuando digo que estamos horrorizados por estos sucesos, y estamos unidos con el pueblo y el Departamento de Policía de Dallas”, fueron las palabras del gobernante, dejando claro que no existe justificación alguna para este tipo de ataques o cualquier violencia contra los agentes de seguridad y cualquier implicado tendrá que rendir cuentas. «Se hará justicia», agregó el dirigente.