John Kavulich, presidente del Consejo Comercial y Económico EEUU-Cuba, dijo hoy que el expresidente Barack Obama quedará en la historia como el «último salvavidas de la Revolución Cubana» y el mayor «quebrantador» del régimen.


En entrevista con Efe, Kavulich señaló que el Gobierno cubano aún se está «beneficiando» de los 12.000 millones de dólares que dejó durante dos años el proceso de apertura del Gobierno Obama (2009-2017) con la isla, pero que esta nación ahora está más sometida a la «rendición de cuentas».

«Obama va a quedar en la historia como el último de los salvavidas de la Revolución Cubana, porque ya no había más personalidades (gobiernos) disponibles para salvar Cuba», precisó.

El presidente del Consejo, que reúne a compañías estadounidenses interesadas en aumentar el comercio con la isla, manifestó que Obama abrió una oportunidad para que los cubanos vieran «más de lo que el Gobierno cubano quería que vieran» gracias a internet y una mayor actividad comercial.

El líder empresarial indicó que con todas las críticas que ha podido enfrentar Obama por ese acercamiento con Cuba, se le debe acreditar que provocó una gran «ruptura en el Gobierno de Cuba».


Señaló que hace unos cinco años el régimen de la isla tenía «el poder de controlar la narrativa porque siempre había alguien que lo iba a rescatar, pero eso ya no existe».

Agregó que el proceso representó una inspiración de libertad para la juventud y el tema comenzó a ser cubierto por los medios de comunicación y discutido en círculos políticos como nunca antes.

Por otro lado, Kavulich describió como un «gran error» que ninguno de los dos países se prepararon para un gobierno de Donald Trump, ganador en las elecciones de noviembre pasado en el país.

En ese sentido, el dirigente empresarial criticó que Obama ha debido impulsar más al empresariado a la hora de hacer más negocios con Cuba, al indicar que solo unas 40 empresas estadounidenses mantienen ese intercambio.

Kavulich, quien hablará este viernes en la Universidad Barry sobre los retos de llevar a cabo negocios con Cuba y la «verdadera y válida» pregunta ética de hacerlo, señaló que Trump tendrá «una oportunidad extraordinaria en Cuba» si así lo decide.

El experto indicó que sí lo hará «porque el presidente Trump ama la imagen de ser contundente, influyente, poderoso, y de poder negociar, y Cuba va a presentar tremendas oportunidades para él, eso va a ser increíblemente atractivo».