rtx1zb5c

En su último viaje como presidente de los Estados Unidos, Barack Obama sostuvo encuentro con jóvenes universitarios latinoamericanos en la Universidad Católica de Lima, donde hizo una defensa de la inmigración y las consecuencias positivas para la sociedad.


Luego de que Donald Trump fuera elegido como presidente, se presagian cambios en la Política de Inmigración de Estados Unidos, por lo que Obama lanzó un mensaje optimista a los jóvenes. “La historia no camina en línea recta, sino en zigzag”, dijo el presidente.

“América es un país de inmigrantes. Ese ha sido su punto fuerte. Hemos podido atraer talento de todos lados. Si usted va por las calles de Luisiana, de Indianápolis, verá que hay gente que viene de todas partes. Salvo los pueblos nativos, todos los demás somos inmigrantes en América. Y eso tiene muchas cosas positivas”, argumentó Obama.

“Nosotros tenemos gente de todas partes. Y de todos los tamaños. Tenemos a Michael Phelps, que es un gigante y eso va muy bien para la natación. Y tenemos a la gimnasta Simone Biles, que estuvo en la Casa Blanca, es muy bajita, pero es fabulosa en los suyo. Y todos son inmigrantes”, añadió.

Barack Obama expresó que la defensa de la inmigración es, en última instancia, la defensa de la paz: “Si lo más importante para usted es ser americano le puede dar miedo otro país. Y eso acaba en conflicto. Por eso la mejor manera de cuidar a EE.UU. es hacer que a los demás países les vaya bien”.