obama_amia_claves

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo este jueves en Miami que los electores del país todavía están a tiempo de «mover la historia en la dirección correcta» en las elecciones del 8 de noviembre, si le dan el voto a la demócrata Hillary Clinton, reportó EFE.


«Hillary nos llevará hacia adelante si le damos la oportunidad», dijo Obama en la Universidad Internacional de la Florida (FIU), abarrotada de jóvenes que le interrumpieron con ovaciones y gritos de júbilo en numerosas ocasiones.

En un escenario dominado por la frase «I’m with Her» (Estoy con ella), Obama se esforzó en convertir su popularidad en entusiasmo por estas elecciones y por Clinton, de quien dijo le ha hecho «mejor presidente» y a quien presentó como la persona que puede continuar su trabajo.

«Tenemos trabajo que hacer para finalizar lo que empezamos hace ocho años», dijo Obama, quien se mostró seductor y bromista con su audiencia.

En este momento, a cinco días de unas elecciones muy reñidas, un votante tiene el poder de «cambiar las cosas para mejor o para peor», dijo el presidente.


Instó a los jóvenes a votar y a hacerlo de manera anticipada o por correo. Incluso les dijo de memoria la dirección del centro comercial cercano a la sede de FIU donde se puede votar anticipadamente, lo que provocó risas entre los asistentes al acto.

Además de afirmar que el millonario republicano está «singularmente descalificado» para ser presidente y por su temperamento no debe ser comandante en jefe, Obama dijo que lo «más frustrante» para él es que haya trabajadores que lo apoyen.

«No es serio» pensar que una persona criada «con cuchara de plata», que nunca se ha preocupado por los demás, que no ha pagado «un centavo» en impuestos federales durante años y ha tenido conflictos laborales en sus empresas, sea visto como un campeón de los derechos de los trabajadores, afirmó.

También mencionó los insultos de Trump a las minorías y su manera de tratar a las mujeres, y aseguró que los rasgos de carácter y los defectos de un candidato no cambian cuando llega a la Casa Blanca, sino que lo que hacen es «magnificarse».

«Florida, tenemos cinco días más para decidir el futuro de este país que amamos», dijo el presidente.