Embajada de Estados Unidos en Cuba

Un nuevo estudio desarrollado por 26 investigadores de la Universidad Dalhousie y divulgado por Inquiry asegura que los daños neurológicos a diplomáticos de Estados Unidos y Canadá en Cuba se debe a químicos usados en los productos para fumigar y no a ataques acústicos.


Dolores de cabeza, pérdida auditiva, problemas cognitivos y pérdida del equilibrio son algunos de los problemas que han encontraron los diplomáticos y que llevaron al enfriamiento de las relaciones con Cuba y la cancelación de la mayoría de las operaciones en la embajada en la isla.

Los resultados, según los investigadores, «sugieren fuertemente» una intoxicación con organofosforados, moléculas que se encuentran en los productos de fumigación.

Diplomáticos examinados en la Universidad de Dalhousie incluyeron rastros de estos contaminantes en su sangre, meses después de la exposición.

Existe una correlación entre los individuos más afectados por los síntomas y el número de fumigaciones que se realizaron en su residencia.


La teoría presentada por este estudio supondría que la población cubana en general debería tener las mismas afectaciones que [presentaron los diplomáticos y hasta ahora no hay reportes desde la isla.

Tampoco se han reportado síntomas similares en diplomáticos de otras embajadas.