Una nueva ley de la Florida que permitiría a los propietarios de espacios de playa en la Florida expulsar a personas entre en vigor el próximo domingo y está creando preocupación por el impacto que puede tener en el turismo.


La ley impide que el gobierno local adopte ordenanzas para permitir que el público acceda a las playas de propiedad privada.

Si bien la ley de Florida les da a los propietarios privados el derecho de pedirle que se vaya, los líderes locales esperan que no muchos hoteles o condominios restrinjan el acceso público.

«La comunidad se nutre de personas que vienen y visitan las playas. Creo que la gente de aquí realmente entiende eso «, dijeron algunos residentes.

El 60% de las playas de la Florida se consideran privadas, y algunos temen que esta nueva ley trazará una línea en la arena entre quienes pueden permitirse el lujo de vivir frente a la playa y aquellos que no pueden hacerlo.