Un gran alivio fiscal para los propietarios de vivienda irá a la boleta de la Florida luego de que republicanos y demócratas en el Senado unieron sus fuerzas el lunes a favor de una exención de vivienda primaria más amplia.


El cambio más ambicioso a la política fiscal de la Florida en años fue aprobado el martes en la Cámara de Representantes, donde prevaleció como el eje de la agenda del presidente de la Cámara Richard Corcoran.

Seis demócratas del Senado se unieron a 22 republicanos para aprobar la medida. De ser aprobada por los votantes en el 2018, la misma expandiría la exención estatal del impuesto a la propiedad para la vivienda primaria a $75,000.

El martes también se aprobó en la Cámara una reserva de agua de $800 millones para reducir la contaminación al sur del lago Okeechobee

La votación del Senado el lunes fue de 28 a 10, con un escaño vacante y un senador ausente. El único republicano que votó en contra fue el senador Jack Latvala de Clearwater.


Algunos senadores demócratas se mostraron abiertamente frustrados de no poder unirse y derrotar la medida.

“Ruego a mis colegas que piensen lo más que puedan sobre esto”, dijo el senador Gary Farmer, demócrata de Lighthouse Point.

Aun cuando los votantes no podrán votar sobre el tema todavía por 18 meses, es seguro que la propuesta jugará un papel importante en las elecciones del 2018, que incluirán el puesto de gobernador. Alrededor de 4.3 millones de floridanos se benefician de la presente exención de vivienda primaria, la cual reduce el valor gravable de una vivienda primaria en $50,000.

Viéndose en peligro de perder tantos ingresos, es probable que las ciudades y los condados hagan una agresiva campaña para conseguir la oposición pública, y todos los candidatos a puestos estatales en el 2018 se verán presionados a asumir una posición a favor o en contra de la medida.




Los opositores de la medida afirman que la exención más alta forzará a ciudades y condados a recortar servicios necesarios, dejar cesantes a trabajadores y aumentar los impuestos a los invernantes, los negocios pequeños y las personas que viven alquiladas, incluyendo a las personas de bajos ingresos.

“Es absolutamente injusto e irresponsable que aprobemos un recorte potencial de impuestos sin decir a las personas cuáles van a ser los recortes», dijo el senador Jeff Clemens, demócrata de Lake Worth.

Los impuestos a la propiedad recaudados para las escuelas públicas estarían exentos de esta nueva exención ampliada.

Al ser aprobado el proyecto de ley (HJR 7105) en la Cámara, irá a parar directamente a la boleta de noviembre del 2018, donde tendrá que ser aprobado por al menos 60 por ciento de los votantes para entrar en vigor. Como propuesta de enmienda a la Constitución de la Florida, la misma no puede ser vetada por el gobernador Rick Scott.

(Con información de el Nuevo Herald)