Niño mordido por tiburón Miami Beach

El niño de 9 años que se recuperaba en el Jackson Memorial Hospital de una mordida de tiburón en su hombro derecho fue dado de alta y dio declaraciones a la prensa local. De algo esta seguro el pequeño valiente: no más playa en lo que resta de sus vacaciones en la ciudad, aseguró a Local 10 News.

Jay Weiskopf recién llegó a Miami Beach el domingo con sus padres luego de un largo viaje desde Minnesota. La familia decidió ir a la playa en cuanto llegaron, sin siquiera pasar por el hotel a dejar el equipaje.


«Cinco minutos en el agua y boom», dijo Kristine Weiskopf, la madre de Jay.

“Un tiburón trató de comerme en el océano”, dijo por su parte el niño.

Su madre le dijo a Local 10 que vio al tiburón, que medía aproximadamente cuatro pies de largo y era gris, nadando después de que mordió a su hijo, quien también es autista.

Después de darse cuenta de lo que había sucedido, Kristine levantó a su hijo y corrió de regreso a la orilla. Miami Beach Fire Rescue se encontró con la familia en la arena, cerca de 3rd Street.


«Pudo haber sido realmente peor», dijo Kristine, «Tenemos mucha suerte y estamos muy agradecidos. Y puedes ver que este chico es fuerte. Es duro y estamos felices de que esté bien «.

Jay hoy se encuentra mejor, ya dado de alta, la familia emprendió su camino al hotel, para intentar disfrutar de lo que queda de sus días en Miami Beach.

El niño algo si tiene claro, y es que al océano no regresa. Así lo dijo en repetidas ocasiones: “No hay playa ni océano”.

«Obviamente, es un evento terrible y traumático, pero agradecemos a Dios que se acabó», dijo Ren Weiskopf, el padre del pequeño.